null Anfiteatro Cudillero

Anfiteatro de Cudillero

Recibe el nombre de "anfiteatro" pues las casas simulan los palcos y la plaza sería la escena.

Asturias está jalonada por pueblos preciosos, encantadores, marineros. Pueblos blancos acariciados por el mar, de bellos paisajes y acantilados, verdes valles e increíbles playas. Todo este conjunto perfecto tiene su ejemplo en el pequeño pueblo de Cudillero, de apenas 5000 habitantes, una preciosa localidad cuyo símbolo más característico es su puerto pesquero y sus casitas de colores.

Al igual que si se tratase de la época romana la villa de Cudillero cuenta para la satisfacción propia, y para el disfrute del turista por su disposición arquitectónica y su ubicación, de un hermoso anfiteatro, donde las casas aparece superpuestas unas sobre otras aprovechando cada rincón minucioso.

Recibe el nombre de ¿anfiteatro¿ pues las casas simulan los palcos y la plaza sería la escena. Una de las cosas que más caracteriza este lugar es el colorido que lucen las casas sobre todo en las ventanas y en los aleros.

Cudillero es un pueblo que vive del mar, desde siempre, desde tiempos inmemoriales. Se nota en el ambiente, la mayor parte de sus ciudadanos vive junto al mar, en una sucesión de casitas que aparecen colgadas casi del azul del mar, en un pequeño anfiteatro de edificaciones escalonadas, de estrechas y empinadas calles llenas de tipismo y encanto. Sin duda, uno de los pueblos más bonitos de España.

Dichos habitáculos se desenvuelven como aros concéntricos para culminar en el escenario que forma la Plaza de la Marina. Todo él en sí está catalogado como Conjunto Histórico Artístico.

En este lugar se encuentra situada la Ruta de los Miradores que consiste en desvaírse entre las callejuelas en sentido ascendente y siguiendo la barandilla azul se accede a los miradores que están dentro del casco antiguo.